Carta FAVSabadell.-

En primer lugar felicitarle por su investidura y ser la primera alcaldesa de nuestra ciudad, un hecho relevante que indica que lentamente algo está cambiando en la sociedad (y en Sabadell). Entrando en materia, decir que la ciudadanía ha apostado por un cambio político y como movimiento vecinal, esperamos que los resultados electorales sean interpretados correctamente, pero sepa usted que en los barrios y la ciudad existen puertas abiertas, reivindicaciones pendientes y problema que requieren respuestas. Tiempo habrá para ir desmenuzando todo ello, aquí se señalan algunos asuntos generales que creemos debe tener en consideración.

Todos/as somos parte del pueblo pero nadie es el pueblo, ni tiene derecho a patrimonializarlo, ni a considerar Sabadell como un cortijo partidista o ideológico. Como nuestra sociedad afortunadamente es plural, gobernar para toda la ciudad por encima de intereses partidistas es imprescindible tanto para ir paliando el preocupante deterioro de la cohesión y relaciones de convivencia, como para el progreso de la ciudad que necesita el consenso de la mayoría de la población remando en la misma dirección tras unos objetivos.

Los proyectos estratégicos. El apostar sin recelos por el potencial que ofrece el capital humano que dispone la ciudad (personas, profesionales, colectivos, entidades, etc., sin las cuales Sabadell sería una ciudad grisácea) es imprescindible para dotar de contenido los acuerdos sobre ejes estratégicos (movilidad; Gran Vía, el Ripoll, rondas de circunvalación, modelo económico, equipamientos -salut, enseñanza, gente mayor,…-, patrimonio, plan de viviendas, emergencia social, participación, seguridad, cohesión, igualdad de género, deporte, cultura, liderazgo de Sabadell, etc.), algo que, más allá de meras declaraciones de intenciones, necesita escenarios de participación operativos para trabajar el modelo de la ciudad que se pretende.

La gestión del día a día de la ciudad. La percepción de que Sabadell es una ciudad degradada (limpieza, mantenimiento de calles, fuentes, mobiliario urbano, espacio público, seguridad, etc.), debe revertirse con intervenciones eficaces y visibles. Urgen análisis para diagnosticar el estado real de la ciudad, el porqué de esa situación y qué se necesita para superarla. De nuevo, contar con la ciudadanía, que es quien directamente sufre las consecuencias, es esencial.

Sabadell ciudad de barrios. Los barrios forman parte de un todo que es la ciudad y Sabadell poco sería sin los barrios. Ambas realidades forman una simbiosis. Deben potenciarse relaciones francas y fluidas, colaborativas/críticas entre Ayuntamiento y movimiento vecinal. Esperamos ser sujetos activos de los planes de choque para los barrios. En ese sentido insistir que los proyectos estratégicos generales de ciudad deben ser tratados en sus foros y los diagnósticos de los barrios en los suyos. Unos diagnósticos que deben ser elaborados entre quienes conocen las realidades de los barrios (asociaciones vecinales, entidades y personas) y el ayuntamiento y que deben concluir con propuestas y calendarios y para ello es imprescindible explorar proyectos participativos que favorezcan el empoderamiento ciudadano.

Inmediatez. Entre los temas que están encima de la mesa unos son de carácter judicial (caso Mercurio y SMATSA) cuyas sentencias marcarán si deben depurarse corruptelas; otros por compromisos adquiridos (recuperar el servicio de oncología infantil para el Taulí), o la decisión del Pleno del ayuntamiento sobre la residencia pública con cargo a la Generalitat, o reconducir el potencial caos de movilidad provocado por no haber valorado las consecuencias de la instalación del almacén de Amazon, o la simplificación de la burocracia administrativa, así como retomar con diligencia, las actuaciones y proyectos existentes.

La independencia política del movimiento vecinal. Por último, decirle que como ha sucedido con anteriores equipos de gobierno, tender la mano a la colaboración no supone un cheque en blanco, reivindicar/proponer, denunciar/celebrar, movilizar/negociar, etc., forma parte de nuestra historia y se enmarca dentro de la consigna que hacemos nuestra: gobierne quien gobierne, los barrios se defienden, porque sentirnos orgullos de nuestros barrios y conseguir una ciudad más equitativa y cohesionada en la que merezca la pena vivir, es el objetivo central de nuestra actividad, como esperamos que también sea al suyo.

Manuel Navas. President de la FAVS