Comunicat Favgram.-   Una vez más, las administraciones, que deben ser las encargadas de velar por el interés general y dotar de instrumentos para que la ciudadanía delibere sobre aquello que le afecta directamente, han vuelto a decidir, sin tenerla en cuenta, la modificación de los títulos y tarifas del transporte público y eso independientemente de que a priori (faltan datos para valorar su impacto real) pueda verse con buenos ojos la T-Usual de viajes ilimitados en un mes para fidelizar a los usuarios/as del transporte público y por el ahorro que supone para quienes utilicen este título.

Por lo tanto, bienvenido sea un modelo (la T-Usual) reclamado desde hace tiempo por entidades sociales y que suele utilizarse en distintos países europeos.

Pero desde FAVGRAM, no opinamos lo mismo respeto a la sustitución de la T10 por la T-Casual.

No creemos que la distinción que se hace como “usuales” (T-Usual) o “casuales” (T-Casual) pueda tener sentido simplemente por el número de viajes realizados en trasporte público sea adecuada, porque existen otras consideraciones de peso que no son tenidas en cuenta al gravar los bolsillos de quienes realicen menos de 30 viajes mensuales.

Sabemos que una parte significativa de quienes utilizan la T10 son personas (entre ellas los/as jubilados/as) que teniendo como opción para viajar el transporte público, realizan menos de 10 viajes semanales (menos de 30 mensuales) que es el mínimo a partir del cual el nuevo título (T-Usual) sería rentable para los/as usuarios/as, al pasar de la categoría de “casuales” a la de “usuales”.

Tampoco se contempla que normalmente la T10 se comparte y que ahora, la T-Casual, al ser unipersonal, obliga a cada persona a comprar títulos individuales y como compartir título es habitual a nivel familiar, el perjuicio es para las familias y más aún cuando la T-Casual se incrementa el precio en un 11,27%, muy por encima del incremento del IPC.

Además recordamos que el incremento del billete sencillo será de un 8,3%, perjudicando de nuevo a las clases populares sin, ni tan siquiera, atender la reivindicación de que este título sea integrado para ser utilizado en los mismos términos que el resto de títulos y así para avanzar con hechos hacia la fidelización del trasporte público.

Por último, instar a nuestro Ayuntamiento a que analice las consecuencias y en su caso haga causa común mediante las alegaciones oportunas contra la sustitución en esas condiciones de la T10 por la T-Casual por considerar que potencialmente pudiera perjudicar a sectores importantes del vecindario y que el billete sencillo sea un título integrado.

Santa Coloma de Gramenet, 9 de diciembre del 2019